SÁLESE QUIEN PUEDA

Las cocinas del mundo se han convertido en laboratorios que transforman buenas ideas o platos comunes en proyectos de ciencia. La actividad culinaria ha traspasado ya las barreras de lo netamente gustativo y sensorial y actualmente lidera la industria del entretenimiento, ganándole a la cinematografía. Estudiantes de cocina y chefs por todo el mundo están en la búsqueda constante de superarse a sí mismos y a sus colegas a nivel creativo y técnico acudiendo a la investigación y lo ultimo en tecnología.
Los "bestsellers" de cocina y las millones de recetas nunca seran garantía de éxito. En este oficio hay cosas que han pasado la prueba del tiempo y que hacen que un plato sea extraordinario: sus ingredientes. Entre esos, por supuesto, está la estrella: la sal.
Es posiblemente el aditivo más antiguo y más popular. La sal acentúa los sabores y su consumo es necesario para nuestro funcionamiento. Ésta se emplea con dos propósitos: por un lado realza ciertos sabores, y por otro, tiene una incomparable capacidad de conservar alimentos. Por estas razones a través de la historia, la sal ha sido protagonista de guerras, monopolios estatales, rutas comerciales y marchas sociales y políticas.
Día a día nos encontramos con más aplicaciones de la sal lejos de su trabajo tradicional. Es utilizado en el deshielo de carreteras y calles urbanas; como agente de limpieza dentro de una mezcla con trementina para restaurar la blancura en las bañeras y lavabos esmaltados; como limpiador de latones o cobres deslustrados; usado en una salmuera con vinagre en el fregadero de la cocina para evitar que la grasa se acumule y eliminar olores; y como ahuyentador de polillas y hormigas. En soluciones más suaves para uso personal encontramos que es un excelente enjuague bucal y un dentífrico eficaz. Es además un excelente antiséptico y por eso se recomienda hacer gárgaras con agua-sal. Así mismo, hacerse masajes con sal mejora la apariencia de la piel. En fin, todos los anteriores son algunos de sus aplicaciones "milagrosos" seguramente transmitidas en las familias por generaciones. Definitivamente en nuestros hogares, la sal hace que la comida deliciosa y mucho otras cosas más. De hecho, existen más de 14.000 usos de la sal, muchas de las cuales están por fuera de la cocina.
Por esta razón, sálese quien pueda!

Síguenos en:

Linea Servicio al Cliente: 018000519995
Tel. Bogotá: (571) 4846038